El once imposible

22 noviembre, 2011

Leí hace poco en MARCA una de esas noticias que se dan en fechas de selecciones, es decir, ese tipo de noticias que no tienen valor ninguno porque ni son de actualidad ni aportan nada a los lectores.

La noticia en cuestión era una encuesta sobre cuál era el mejor once ideal de la historia. Con todo lo que eso conlleva, si todavía hay gente que discute sobre quién es el mejor jugador del momento, decidir quién es el mejor de la historia me parece una soberana tontería. El resultado de la encuesta da a Casillas; Cafú, Roberto Carlos, Beckenbauer; Cruiff, Maradona, Xavi, Zidane; Pelé, Di Stéfano y Messi. No está Platini que tiene 3 Balones de Oro ni Ronaldo que tiene 2, pero  probablemente no andará muy desencaminado.

Ahora pensemos con la cabeza, en qué época jugaría, con el sistema de los 90 de 5-4-1 o el de los años 50 de 2-3-5,… No voy a entrar a valorar si estoy de acuerdo o no estoy de acuerdo porque para mí este tipo de cosas las veo una perdida de tiempo.

Las veo una perdida de tiempo porque probablemente si Messi hubiera jugado en los años 80 con centrales como Goicoechea, si, ése que le partió el tobillo a Maradona, probablemente estaría más tiempo lesionado que jugando. Eran otros tiempos, los árbitros eran más permisivos y los jugadores no eran atletas, un jugador técnicamente bueno con un poco de velocidad destacaba por encima del resto. No digo con esto que antes cualquiera que corriera un poquito ya era el mejor de su época, me refiero a que es imposible comparar jugadores de distintas épocas.

Muy probablemente si la encuesta se le hubiera hecho a mi abuelo saldría jugadores como Puskas, Gento o George Best, y si le hubiera preguntado a mi primo chico me hubiera dicho Ronaldinho o Cristiano Ronaldo. Cada uno opina de lo que ve y el fútbol es tan grande que lleva existiendo más de 100 años y seguirá existiendo muchos años más. Para mi abuelo el mejor es Di Stéfano, para mi padre Maradona, para mí es Messi y así sucesivamente cada uno dirá ha que ha visto. Uno puede tener su opinión y decir que lo que hace éste o lo que hace aquel no se lo ha visto hacer a nadie, que es increíble y que es un extraterrestre pero por favor, vamos a dejarnos de subjetivismos y vamos a pararnos un poco a pensar las cosas que decimos. Puedo entender que los aficionados tengan este  tipo de tertulias en los bares mientras ven el fútbol o en sus casas con otros familiares de otros equipos pero no aguanto que los profesionales fomentemos este tipo de cosas. Dejémonos de hacer noticias para rellenar espacios en la página web del periódico y en las páginas de los diarios y vamos a informar y a opinar de lo que de verdad es relevante.

@ralcantararojas


Ilusión y pasión infinita

21 noviembre, 2011

Temporada cargada de ilusión en Córdoba. Este año el equipo dirigido por Paco Jémez está haciendo un juego exquisito, de los que apenas se ven en la Liga Adelante. Afortunadamente, este gran juego va acompañado de muy buenos resultados.

Años atrás, todos los domingos tras finalizar los partidos de la 2ª división, el cordobesista para encontrar a su equipo tenía que observar la zona media-baja de la tabla, pero este año no es así. Hoy, el Córdoba CF es el 4º clasificado en la Liga Adelante.

 

Hablando del equipo, es un bloque muy trabajado tácticamente y físicamente. Además esto es un gran mérito de Paco Jémez debido a que respecto a la plantilla del año pasado quedan tan sólo 8 jugadores, el resto son fichajes de esta temporada. Por otro lado el míster, al ser de la casa, está tirando de la cantera y este año se encuentran en el primer equipo jugadores de las categorías inferiores como Fede Vico, Bernardo, Sillero, Fernández, o Carlos Martínez entre otros. Esto es un plus de motivación para los jóvenes integrantes de la cantera blanquiverde.

La ilusión se huele en la ciudad, los cordobeses hablan orgullosos de su Córdoba, el equipo ocupa portadas en el Diario Córdoba, fuera de la ciudad se habla muy bien de él… ¿Qué más se puede pedir? El equipo está en un estado de forma y de ánimo espectacular y el lazo que le une con la afición es estrechísimo. A disfrutar de este momento, que una ciudad como Córdoba y sus cordobeses no se merecen menos.

Sin más, solo animar al cordobesismo a acudir en masa al Arcángel jornada tras jornada para animar al equipo pues, pese al juego y los resultados, no pasan cada domingo de 4000-5000 espectadores. ¡Todos al Arcángel a animar a estos magníficos jugadores!

¡OLÉ MI CÓRDOBA!

Por Pedro Carmona, jugador de las categorías inferiores del Córdoba CF


El diccionario de Sedano

13 noviembre, 2011

Sedano es un personaje peculiar. Entrenador de toda la vida, es un teórico del Fútbol que ha llevado la excentricidad a la máxima potencia. Residente en Córdoba, este personajillo que mezcla la personalidad de Maldini con la del borracho entrenador de Marc Lenders se dedica a participar en tertulias futbolísticas y a dejar muestra de su sabiduría callejera en lo que al deporte rey se refiere.

Desde Románticos del Fútbol queremos obsequiar a nuestros lectores con el Diccionario de Fútbol de Sedano. Gracioso y curioso cuento menos.

EL HOMBRE ARDILLA
Dícese del jugador de complexión física más bien menuda, frecuentemente con más técnica que fuerza, más habilidad que sacrificio y más instinto que disciplina. Si tiene de todo, compensado y en alto nivel, se llama Iniesta y juega en el Barça. El jugador ardilla se mueve por la zona de ataque y es capaz de desbordar y de definir. Suelen ser generadores de faltas en las inmediaciones del área, pues frecuentemente los zagueros deben recurrir al golpe -aderezado con frecuencia con una dosis de teatralidad en las caídas– para frenarles.

EL HOMBRE BRÚJULA
El que manda en el centro del campo, el 10 de toda la vida, el que tiene el partido metido en la cabeza, el que se anticipa a lo que va a pasar, el que sabe dónde se desmarca el compañero, el hombre que sabe que todos lo van a mirar si hay problemas con la esperanza de que los resuelva, el tipo que siempre lleva la cabeza levantada y no rifa los balones. Existen pocos y caros. En esta posición hay mucho timo. Es una especie en extinción. Quien encuentra uno, tiene un tesoro.

EL HOMBRE PARABRISAS
Suele ser un central veterano, tácticamente inteligente y capaz de dosificar las reservas físicas para ocupar toda la franja de la retaguardia si su equipo, por las circunstancias adversas o porque a su técnico le da por hacerse el valiente, decide quedarse sólo con tres atrás y laterales suben a posiciones de ataque.

EL HOMBRE ANCLA
Puede ser un defensa central con mucha presencia en la confección del juego ofensivo, pero el ancla tiene su sitio en el centro del campo. Se llama así al jugador que equilibra al equipo, que le da empaque y evita las descompensaciones y desaplicaciones. Es jugador de cortar y pasar, que domina su zona sin salirse demasiado. Un referente con buen fondo físico y alta concentración de principio a fin.

EL D.P.O
El DPO (Desorden Posicional Ofensivo) es una forma de interpretar el juego de ataque basada en el intercambio de posiciones y las incorporaciones ofensivas por sorpresa. Un caos organizado. Un paradigma del fútbol moderno. Los ataques estáticos, los delanteros que esperan la pelota pero no la buscan, están en recesión. Quienes los usan lo hacen porque no les queda más remedio. El futuro es el DPO, pero no se puede hacer con cualquier jugador. Ejemplos son la selección española en la última Eurocopa o el Barcelona, con gente como Messi o Iniesta.

LA M.C.O 
La MCO (Media Cuñita Ofensiva) supone un elemento diferencial en posiciones de ataque. Se llama así al jugador que realiza incursiones inesperadas, que entra y sale, que goza de cierta libertad por parte del entrenador para expresarse sobre el campo. Debe ser por tanto, y por encima de todo, inteligente y tener capacidad para asociarse con los compañeros con paredes o desmarques. Un espíritu libre dentro de un orden.

Nuevos (o viejos) términos que nos hacen ver que la locura del Fútbol es grande, tanto en cantidad como en calidad.

¡Ánimo Románticos, todos podemos ser El Hombre Ardilla!

@manaramun


Run! run! run!

7 noviembre, 2011

Al escuchar a un periodista deportivo narrando un partido de fútbol de la selección brasileña siempre me imaginaba a los niños pequeños cuando montados en la bicicleta imitaban el sonido de una moto RRrrrun run run! Robinho, Ronaldinho, Rivaldo, Roberto Carlos… la moto funcionaba. Parecían motos de verdad al pronunciar sus nombres, una selección que maravillaba, y unos jugadores que cada vez que saltaban al campo los espectadores se levantaban de sus asientos para ver qué regate o tiro se inventaban, como cuando Mágico González jugaba en el Cádiz.

Una selección cuyo motor se ha ido apagando con los años, y este pasado mundial se notó que la canarinha ya no funcionaba como antaño, tal vez sea por la falta de nombres que empiecen por Rr, no lo creo, porqué Kaká, Pato, Luis Fabiano o Neymar  también tienen una gran calidad en su juego, pero lo que es cierto que a este equipo le falta la chispa y la Samba de Brasil, y los Románticos del fútbol lo echamos de menos.

En La Liga española tuvimos la suerte de disfrutar de grandes jugadores brasileiros, Rivaldo y Renaldo en el Depor que mezclaban calidad y sangre fría, Ronaldo en el Barcelona y el Madrid, el Killer más grande de la historia, Ronaldinho nos brindó su magia, y con Robinho nos dio ganas a muchos de salir de fiesta, aunque cuando se ponía a jugar jugaba, porque no sólo le hizo una bicicleta a De Quintana en el borde del área en la primera jornada. Rrrun run run! Todavía a muchos defensas españoles les duelen la cintura de intentar parar a Romario y muchos porteros temen todavía al ver a Roberto Carlos en la televisión lanzando faltas desde Rusia.

Una selección que cada en mundial y en cada amistoso ha maravillado al mundo, y cada jugador en su club sorprendían jornada tras jornada a sus seguidores, una selección con magia, con chispa y con mucha samba. Jugadores que marcaron una época. Los cromos de estos jugadores no se cambiaban por otro cromo, sino te tenían que dar mínimo diez o doce, los brasileños tenían un valor más alto (Pregúntenselo al tito Floren). Una selección que sigue teniendo calidad, pero su motor se le ha ido apagando y se nota al ver los partido. Ai Se Eu Te Pego!

Joaquín Fernández @Joafergo


La extraña pareja

5 noviembre, 2011

Dos baloncestistas se convirtieron en leyenda después de jugar juntos durante 18 años (1985-2003) en los Utah Jazz, de la NBA. Los dos eran almas gemelas, tanto en el terreno deportivo como en el personal. De esta unión fraternal, surgió un apodo: “La extraña pareja”. ¿Sus nombres? Karl Malone, segundo máximo anotador de la historia de la NBA, y John Stockton, máximo asistente de la historia de la liga estadounidense de baloncesto.

Los dos, retirados ya, son leyenda de la NBA. Los dos forman la extraña pareja original. Pero ahora vengo a ponerles otra extraña pareja: la formada por los futbolistas italianos del Milan Antonio Cassano y Gennaro Gattuso.

Cassano, delantero de 29 años, es la pureza del fútbol ofensivo de toque, de fantasía. Tan imprevisible como polémico, Il Talentino representa el ideal del romántico del fútbol, aquel que goza con un determinado detalle, un sello de calidad individual que deja boquiabiertos a todos. Bien puede ser un control, un taquito, un amago, un regate, un golpeo de balón, un leve movimiento de ballet que convierte al balompié en fútbol. Puede ser todo eso y más. Por todo ello, Cassano podría ser el mejor futbolista del mundo, pero ya no sería Antonio Cassano.

Salvando las distancias, quizá su trayectoria individual recuerde un poco a la carrera del  exmadridista José María Gutiérrez, Guti. Cassano es toque, magia, fantasía con el balón en los pies. Pero también es el pasotismo elevado a la máxima potencia. Siempre enfrentado a sus técnicos, éstos le achacaban una actitud poco profesional. En la Roma, quizá el equipo donde ha conseguido mayor estabilidad deportiva, llegó a enemistarse con toda la plantilla, excepto con su amigo Francesco Totti. Forzó su salida (tras cinco años en el club) rumbo al Real Madrid, donde duró poco (2 años) y dejó detalles a cuentagotas, algunos goles, bastantes kilos de grasa de más y una disputa con Fabio Capello que le mandó media temporada a la grada.

Su sitio era el Calcio. Volvió a Italia, a las filas de la Sampdoria, donde volvió a sentirse importante, donde trasladó de nuevo los dibujos animados a un campo de césped. Pero volvió a salir por la puerta de atrás. Quizá por ello resulte extraño que el Milan acudiese a él, aunque pocas cosas son extrañas ya en el Milan de Berlusconi. Pero, por una vez, este genio con carácter de niño malcriado ha debido parar. Su corazón ha sido el único que ha podido, por un tiempo de unos cinco meses, parar con turbulenta carrera. Una malformación en el corazón ha sido la causante. Ya operado, el tiempo de recuperación le debe servir para madurar al último gran talento puro italiano después de Roberto Baggio. Cassano, el Romario de Bari, es la magia.

El sacrificio lo pone Gennaro Gattuso, centrocampista defensivo de 33 años. No le pidan que dé un paso al hueco, tampoco que tranquilice el juego. Ni se les ocurra siquiera sugerirle que se lance al ataque. Pedidle, en cambio, que corra, que intimide, que imprima carácter al equipo y, por qué no, pedidle que pegue un poco. Él hará todo eso mejor que cualquiera. Por ello es Pegamento Gattuso. No se despega ni un instante de todo aquel adversario que ose morar por sus dominios. Todo corazón, es inimaginable la lista de jugadores estrella a los que ha desquiciado. Con Gattuso, el fútbol vuelve a su dimensión más rústica, aquella en la que sólo importa destruir, en la que el balón es un enemigo al que tienes que derrotar. Gattuso siempre ha entendido así este juego. Seguramente, de no ser así, jamás se habría convertido en jugador profesional. Cuentan que en numerosos entrenamientos con el Milan ha realizado ejercicios técnicos al nivel de cadetes. Nadie se ha reído de él nunca. Porque ha sido siempre, es y será, el alma del Milan. Aquel que no dará un pase al hueco, pero que se partirá la cara por robar el balón. Un obrero al servicio de la reina.

Un obrero que tardará en volver a trabajar. Un problema ocular le impide ver bien. De hecho, apenas puede hacer vida normal. Deberá esperar entre 2 y 6 meses para que los médicos sigan su evolución. Quizá entonces se valore la opción de una operación, nunca antes. La retirada se lo quiere llevar de esos campos de fútbol en los que tanto ha corrido. Pero Gattuso no se rinde. Está decidido a volver a jugar. Pegamento Gattuso aún no se ha secado.

Una extraña pareja, indisoluble: el talento y el sacrificio, el príncipe y el campesino. Una combinación de fantasía e intensidad defensiva que se hace necesaria para optar a lograr grande metas en el planeta fútbol. Volverán a deleitarnos pronto, pues los dos, en lo suyo, son los mejores.

 

@Pipe379


Tiempo muerto, por favor

4 noviembre, 2011

Se está jugando un partido entre los medios de comunicación y su público. El partido necesita un tiempo muerto. Un periodo de reflexión, un descanso. En la actualidad no es fácil hacer buen periodismo, y mucho menos buen periodismo deportivo. Sabemos que en los medios prevalecen los intereses económicos a los puramente sociales (Cosa que puede llegar incluso a comprenderse en estos años), pero hay que tener un poco de responsabilidad, ya que poner “periodista” delante de un nombre exige un compromiso con el público y con toda la sociedad en general.

En la televisión y en la radio abundan los programas deportivos, muy iguales entre sí y poco profundos. Las tertulias deportivas se han convertido en programas que mejor se llamarían ‘Sálvame’ o ‘Donde Estás Corazón’ por el contenido que tratan. En los kioscos de prensa (escrita) los periódicos de cada equipo llenan las vitrinas con páginas manchadas de tinta, sólo de tinta. La semana pasada tenía la necesidad de informarme deportivamente hablando, no recuerdo la razón ahora mismo, pero supongo que por la pura inercia de estar informado de todo lo que me rodea. Me senté en el sofá, y encendí la televisión. Empezaba un programa deportivo. “Ajkhdsakjhdlkjhsdfajkhfdskajhf kjhdsafkjh jhdksjhfkj fkdjhfksjh jkhsdfkjhfsdkjhkjhsdfkjhfdskjh jjkhdfskjhsdkjh”. Eso fue lo que pude entender. Gritos, voces y periodistas vendidos. No se hacía uso de los conocimientos de profesionales del deporte. Encima parecía que no les importaba mucho. No se analizaban las informaciones y los eventos deportivos quedaban en un segundo plano. Sólo prevalecían los gritos y las voces. Se podían oír palabras sin sentido, y sin ningún interés por el deporte, sólo interesaba lo que había comentado determinado deportista o lo que le había ocurrido en la vida privada de un entrenador. Tampoco escuché hablar de otro deporte diferente al fútbol.

Como no me gustó esta forma de hacer periodismo, me fui al Kiosco y me compré un par de periódicos. Lo que recuerdo es que pude leer muy bien sin utilizar las gafas: EL REAL MADRID HA GANADO SIN PROBLEMAS, EL F.C. BARCELONA ESTÁ EN CRISIS. Qué es esto. Pidan tiempo muerto por favor. Los titulares espectaculares no forman parte del periodismo, o no deberían. Me hubiera gustado ver el periódico que habla del Villarreal, un periódico donde seguro que prevalece el amarillismo, aunque como todos sea de color blanco o negro. Ataques y envidias, pero poco periodismo en las páginas. Después de leerlo me tuve que lavar las manos, y no sólo porque tenía las yemas negras de pasar las páginas.

Todo el periodismo deportivo no merece esto. Existe un buen periodismo deportivo, pero no es el que abunda, y los periodistas tampoco son tan mediáticos. Conéctense a internet y lean o escuchen la información que deseen, o elaborarla vosotros mismos, es igual, muchos dicen que cualquiera puede ser periodista. Lo que sí es cierto es que el encuentro entre medios de comunicación y público necesita un tiempo muerto. Pídanlo a tiempo antes de perder este partido, porque no sólo el público es derrotado, también el periodismo.

Joaquín Fernández @joafergon


Luis Aragonés, ADN Rojiblanco

3 noviembre, 2011

Año 1992. En los minutos previos a la final de Copa que enfrentaban en el Bernabeu a Atletico y Real Madrid, eternos rivales, Luis Aragonés colocó su pizarra y dibujó meticulosamente las estrategias. A continuación, y con el dedo en alto arengando a sus jugadores les dijo: “¿lo han entendido, lo han entendido?” “¿Si?” “!Pues esto, (golpeando la pizarra)esto no vale para nada!” “Lo que importa es que sois mejores y estoy hasta los huevos de perder con estos, en este campo”. Cuenta un jugador suyo, Bernd Schuster, que jamás salió a un campo tan convencido de la victoria. Los rojiblancos, hipermotivados, se terminaron alzando con el título con los goles ya míticos de Paolo Futre y Schuster.
Ahora que las aguas por el Calderón bajan revueltas, la afición colchonera ha pedido la figura del Sabio de Hortaleza para suplir a un Gregorio Manzano que ha acumulado 7 jornadas sin conocer la victoria. Sería la quinta etapa de Luis al frente del banquillo atlético.
Sus andaduras en el club del Manzanares comenzaron allá por 1964, cuando solamente era un hábil mediocampista que procedía del Betis. Llegó para quedarse y durante 10 años fue el ídolo del recién estrenadoestadio Manzanares, que luego pasaría a llamarse estadio Vicente Calderón.
Luis Aragonés es un atlético con pedigrí, sus 10 años como jugador y sus 14 como entrenador del club lo avalan. Vivió los momentos más dulces de la historia rojiblanca, cuando el Atlético de Madrid salía campeón en Europa y pasaba por encima de Madrid y Barça en el campeonato doméstico.
Jugó la final de Copa Europa de 1974 contra el Bayern Munich alemán. Luis adelantó al equipo rojiblanco en el marcador con un tiro de falta directa,  pero a pesar de su gol  el equipo alemán empató el partido, y dos días después se celebró el desempate, que ganó el Bayern por 4-0. Al año siguiente, ya como entrenador, los alemanes, por asuntos políticos, rechazaron disputar la Intercontinental, título que acabarían conquistando los colchoneros.
En el 2001 tuvo uno de los mejores gestos con el Atleti. El club había consumado el descenso de categoría y se avecinaba una época oscura para la institución. Luis acudió al rescate y no le importó entrenar en Segunda División y dejar el banquillo del Mallorca, con el que había conseguido el billete para la Champions. En esta etapa conseguiría el ascenso de categoría contando en sus filas con un imberbe Fernando Torres.
Cuentan que estando en la banda dirigiendo un partido, dio cuenta de que el cuarto árbitro estaba encima del escudo estampado en el césped que preside la banda de banquillos. Se acercó al colegiado y le dijo: “oye usted, no pise ese escudo”. Por su trayectoria, el Sabio de Hortaleza reside en el panteón del Atlético de Madrid y es una de las leyendas vivas  del club.
Ahora que el club lleva años instalado en la mediocridad y el conformismo, cuando los valores y la grandeza parecen algo del pasado, Luis Aragonés vuelve a estar en la órbita del banquillo rojiblanco. Si hay alguien capaz de inculcar la grandeza ese es Luis, conocedor en primera persona de los mejores éxitos del club.
El de Hortaleza pasará a la historia por la consecución de la Eurocopa con España, pero siempre será recordado por su ADN rojiblanco.

@Juanmy15


A %d blogueros les gusta esto: