Run! run! run!

7 noviembre, 2011

Al escuchar a un periodista deportivo narrando un partido de fútbol de la selección brasileña siempre me imaginaba a los niños pequeños cuando montados en la bicicleta imitaban el sonido de una moto RRrrrun run run! Robinho, Ronaldinho, Rivaldo, Roberto Carlos… la moto funcionaba. Parecían motos de verdad al pronunciar sus nombres, una selección que maravillaba, y unos jugadores que cada vez que saltaban al campo los espectadores se levantaban de sus asientos para ver qué regate o tiro se inventaban, como cuando Mágico González jugaba en el Cádiz.

Una selección cuyo motor se ha ido apagando con los años, y este pasado mundial se notó que la canarinha ya no funcionaba como antaño, tal vez sea por la falta de nombres que empiecen por Rr, no lo creo, porqué Kaká, Pato, Luis Fabiano o Neymar  también tienen una gran calidad en su juego, pero lo que es cierto que a este equipo le falta la chispa y la Samba de Brasil, y los Románticos del fútbol lo echamos de menos.

En La Liga española tuvimos la suerte de disfrutar de grandes jugadores brasileiros, Rivaldo y Renaldo en el Depor que mezclaban calidad y sangre fría, Ronaldo en el Barcelona y el Madrid, el Killer más grande de la historia, Ronaldinho nos brindó su magia, y con Robinho nos dio ganas a muchos de salir de fiesta, aunque cuando se ponía a jugar jugaba, porque no sólo le hizo una bicicleta a De Quintana en el borde del área en la primera jornada. Rrrun run run! Todavía a muchos defensas españoles les duelen la cintura de intentar parar a Romario y muchos porteros temen todavía al ver a Roberto Carlos en la televisión lanzando faltas desde Rusia.

Una selección que cada en mundial y en cada amistoso ha maravillado al mundo, y cada jugador en su club sorprendían jornada tras jornada a sus seguidores, una selección con magia, con chispa y con mucha samba. Jugadores que marcaron una época. Los cromos de estos jugadores no se cambiaban por otro cromo, sino te tenían que dar mínimo diez o doce, los brasileños tenían un valor más alto (Pregúntenselo al tito Floren). Una selección que sigue teniendo calidad, pero su motor se le ha ido apagando y se nota al ver los partido. Ai Se Eu Te Pego!

Joaquín Fernández @Joafergo

Anuncios

La extraña pareja

5 noviembre, 2011

Dos baloncestistas se convirtieron en leyenda después de jugar juntos durante 18 años (1985-2003) en los Utah Jazz, de la NBA. Los dos eran almas gemelas, tanto en el terreno deportivo como en el personal. De esta unión fraternal, surgió un apodo: “La extraña pareja”. ¿Sus nombres? Karl Malone, segundo máximo anotador de la historia de la NBA, y John Stockton, máximo asistente de la historia de la liga estadounidense de baloncesto.

Los dos, retirados ya, son leyenda de la NBA. Los dos forman la extraña pareja original. Pero ahora vengo a ponerles otra extraña pareja: la formada por los futbolistas italianos del Milan Antonio Cassano y Gennaro Gattuso.

Cassano, delantero de 29 años, es la pureza del fútbol ofensivo de toque, de fantasía. Tan imprevisible como polémico, Il Talentino representa el ideal del romántico del fútbol, aquel que goza con un determinado detalle, un sello de calidad individual que deja boquiabiertos a todos. Bien puede ser un control, un taquito, un amago, un regate, un golpeo de balón, un leve movimiento de ballet que convierte al balompié en fútbol. Puede ser todo eso y más. Por todo ello, Cassano podría ser el mejor futbolista del mundo, pero ya no sería Antonio Cassano.

Salvando las distancias, quizá su trayectoria individual recuerde un poco a la carrera del  exmadridista José María Gutiérrez, Guti. Cassano es toque, magia, fantasía con el balón en los pies. Pero también es el pasotismo elevado a la máxima potencia. Siempre enfrentado a sus técnicos, éstos le achacaban una actitud poco profesional. En la Roma, quizá el equipo donde ha conseguido mayor estabilidad deportiva, llegó a enemistarse con toda la plantilla, excepto con su amigo Francesco Totti. Forzó su salida (tras cinco años en el club) rumbo al Real Madrid, donde duró poco (2 años) y dejó detalles a cuentagotas, algunos goles, bastantes kilos de grasa de más y una disputa con Fabio Capello que le mandó media temporada a la grada.

Su sitio era el Calcio. Volvió a Italia, a las filas de la Sampdoria, donde volvió a sentirse importante, donde trasladó de nuevo los dibujos animados a un campo de césped. Pero volvió a salir por la puerta de atrás. Quizá por ello resulte extraño que el Milan acudiese a él, aunque pocas cosas son extrañas ya en el Milan de Berlusconi. Pero, por una vez, este genio con carácter de niño malcriado ha debido parar. Su corazón ha sido el único que ha podido, por un tiempo de unos cinco meses, parar con turbulenta carrera. Una malformación en el corazón ha sido la causante. Ya operado, el tiempo de recuperación le debe servir para madurar al último gran talento puro italiano después de Roberto Baggio. Cassano, el Romario de Bari, es la magia.

El sacrificio lo pone Gennaro Gattuso, centrocampista defensivo de 33 años. No le pidan que dé un paso al hueco, tampoco que tranquilice el juego. Ni se les ocurra siquiera sugerirle que se lance al ataque. Pedidle, en cambio, que corra, que intimide, que imprima carácter al equipo y, por qué no, pedidle que pegue un poco. Él hará todo eso mejor que cualquiera. Por ello es Pegamento Gattuso. No se despega ni un instante de todo aquel adversario que ose morar por sus dominios. Todo corazón, es inimaginable la lista de jugadores estrella a los que ha desquiciado. Con Gattuso, el fútbol vuelve a su dimensión más rústica, aquella en la que sólo importa destruir, en la que el balón es un enemigo al que tienes que derrotar. Gattuso siempre ha entendido así este juego. Seguramente, de no ser así, jamás se habría convertido en jugador profesional. Cuentan que en numerosos entrenamientos con el Milan ha realizado ejercicios técnicos al nivel de cadetes. Nadie se ha reído de él nunca. Porque ha sido siempre, es y será, el alma del Milan. Aquel que no dará un pase al hueco, pero que se partirá la cara por robar el balón. Un obrero al servicio de la reina.

Un obrero que tardará en volver a trabajar. Un problema ocular le impide ver bien. De hecho, apenas puede hacer vida normal. Deberá esperar entre 2 y 6 meses para que los médicos sigan su evolución. Quizá entonces se valore la opción de una operación, nunca antes. La retirada se lo quiere llevar de esos campos de fútbol en los que tanto ha corrido. Pero Gattuso no se rinde. Está decidido a volver a jugar. Pegamento Gattuso aún no se ha secado.

Una extraña pareja, indisoluble: el talento y el sacrificio, el príncipe y el campesino. Una combinación de fantasía e intensidad defensiva que se hace necesaria para optar a lograr grande metas en el planeta fútbol. Volverán a deleitarnos pronto, pues los dos, en lo suyo, son los mejores.

 

@Pipe379


El mago de las botas blancas

1 noviembre, 2011

Alfonso en un partido con la Selección Española

Hay algunos delanteros que sólo se recuerdan por su forma estrafalaria de ser o por las fiestas que se montan al llegar a equipos grandes. Otros se perpetúan en la historia por sus goles o por un sólo gol, que ofrece momentos de locura a la afición. Es el caso del jugador sobre el que vamos a hablar hoy. Alfonso Pérez Muñoz además de los muchos goles que marcó con el Real Madrid y Barcelona, entre otros, se le recuerda por el gol en la Eurocopa del año 2000 ante Yugoslavia, dándole la clasificación para los cuartos de final en los minutos de descuento (sí, y caímos ante Francia con el penalti fallado por Raúl).

Alfonso (Getafe, 1972) se fraguó en la cantera madridista de la que dio el salto al primer equipo en el año 1990, permaneciendo en el club blanco cinco años, hasta 1995. En esos años consiguió una Liga, una Supercopa de España y una Copa del Rey. Además, en 1992 formó parte del combinado español que logró hacerse con la medalla de oro en las míticas Olimpiadas de Barcelona.

Pero donde Alfonso dejó un recuerdo inolvidable fue en los corazones de la afición bética. Durante sus dos etapas en el club (1995-2000 y 2002-2005) marcó 67 goles, logró levantar una Copa del Rey y grabó su nombre a fuego en la historia verdiblanca. Mientras él hacía lo que mejor sabía, marcar goles, la afición lo llevaba en volandas al grito de “¡Qué bonitos, qué bonitos son los goles de Alfonsito!”.

También se puede decir que Alfonso fue un adelantado a su época ya que dejó de lado las típicas botas negras que por aquella época llevaban todos los futbolistas y se apropió de las primeras botas blancas que se recuerdan. Esto le valió para que le apodaran “El mago de las botas blancas”.

Actualmente, con 39 años, sigue dedicado al deporte y juega con los veteranos del Real Madrid en la liga Indoor.

@ManoleteMolina


Las glorias del Deportivo de la Coruña

3 mayo, 2011

El Dépor escribió sus páginas más doradas en la década de los 90 y principios de Siglo. Después de salvar las llamas de la Segunda “B” en 1988 con el gol de la permanencia en el último minuto de la liga, llegó Augusto César Lendoiro. Y con él el ascenso a la máxima categoría.

La consolidación en Primera llegó de la mano de figuras como Bebeto o Mauro Silva. La 92-93 quedará en la historia como el año en el que apareció el “Superdépor”, que se proclamó campeón de invierno pero se tuvo que conformar con la tercera plaza y el primer billete de su historia para competición europea, la UEFA. Un modesto, como hoy día podría ser el Xerez, disputándole la Liga a los dos colosos. ¡ quién lo viera ahora con esta Liga de 2 tan aburrida que tenemos!

La historia volvió a repetirse al año siguiente, en lo que fue un palo muy duro con el famoso penalti fallado por Djukic en el último minuto de campeonato. Lo que podría haber significado la primera Liga del club coruñés se convirtió en lágrimas por todo Riazor.

Pero cuando se creía que el mundo acababa ahí, el Dépor se levantaría para conquistar su primera Liga en la 99-2000. Un campeonato que comenzó por todo lo alto, con un recién llegado Makaay logrando un hac-trick en su debut. Tal fue la diferencia con sus perseguidores que llegó a tener 8 puntos de diferencia con respecto al 2º . El logro es brutal teniendo en cuenta el nivel de equipos como Real Madrid, Barça y Valencia , que ese año llegaron los 3 a semifinales de la Champions, esa edición con final española Madrid-Valencia. Además, equipos históricos como Atlético, Sevilla o Betis perdieron la categoría. Por Riazor se vieron goleadas como 5-2 al Madrid o victorias como la del 2-1 al Barça de Van Gaal.

Lo más destacado de la 2000-2001 es la primera participación en la Liga de Campeones y la remontada contra el Paris Saint Germain que le dio el pase a ¼ de final. El club español caía 0-3 al descanso, pero tras el partido, los coruñeses tuvieron que frotarse los ojos para ver el marcador : 4-3 después de 4 goles de cabeza : 3 del rifle Pandiani y 1 de Tristán. Sin duda, una remontada para la historia.

Ese día jugaron : Molina; Manuel Pablo, Donato, Naybet, Romero, Emerson (Pandiani, m.46), Mauro Silva, Víctor, Djalminha, Fran (Tristán, m.58) y Roy Makaay (Scaloni, m.84).

La temporada siguiente también vendría cargada de emociones y grandes alegrías. El equipo fue 2º clasificado luchando el título liguero hasta el final, se alcanzaron los cuartos de Champions y se vivió el llamado “Centenariazo”: final de la copa del rey Real Madrid-Deportivo, estadio Santiago Bernabeu, cumpleaños número 100 del club blanco, todo hacía indicar una fácil victoria local. Pero Sergio y luego Diego Tristán pusieron ventaja en el marcador. Luego acortó distancia en valde Raúl. El título era blanquiazul y el recuerdo imborrable en la capital.

En la 2003-2004 el Dépor cayó eliminado con polémica en las semis de Champions con el que luego sería campeón : el Oporto de Mourinho. El equipo de Jabo Irureta se quedó con 10 por expulsión de risa de Jorge Andrade. Le arrebataron la posibilidad de disputar la final de la Champions, que se dice pronto. También en esta temporada se vivió la mayor humillación a su rival histórico, el Celta de Vigo, al que endosaron un 0-5 en Balaídos con 3 goles de Víctor del Amo, Luque y Tristán.

Pero antes de las semis, Riazor vivió la mayor proeza de su historia al remontar al todopoderoso Milán un resultado de ida de 4-1 en contra. Capitaneados por Valerón, fueron una apisonadora en la primera parte : 3-0 al descanso con goles de Pandiani el minuto 4, Valerón de cabeza y Luque. En el 76 sentenciaría el gallego Fran. El mundo entero no se lo podía creer.

Atrás han quedado varias Supercopas y alguna Copa del Rey más.

La historia del Deportivo es una historia que difícilmente se vuelva a producir en esta Liga que vivimos, con Madrid y Barça absorbiendo los derechos televisivos y presupuestos estratosféricos.

Juanmy Dominguez Pulido


Pantic: un especialista a balon parado.

10 abril, 2011

Nueva entrada sobre un jugador de leyenda:

Milinko Pantić (1966) natural de Loznica, Yugoslavia. Llegó al Atlético de Madrid para dejar una huella imborrable. Pese a que ya no viste elástica rojiblanca, está presente en cada partido que se disputa en el Vicente Calderón : un ramo de flores en su honor preside el córner de Fondo Sur desde su marcha. Y es que el serbio era todo un especialista a balón parado.

La explosión de Pantic como estrella llegó francamente tarde,coincidiendo con su llegada al Atletico de Madrid con 29 años. Anteriormente, había militado en el Partizán de Belgrado y en el Panionios, donde se convirtió en el mejor jugador de la liga griega. Radomir Antic, con fe ciega en él, apostó fuerte por su contratación y llegó a decir que estaba dispuesto a poner dinero de su bolsillo para traerlo a España.

Llegó sin hacer ruido, siendo un completo desconocido y pronto se ganó la admiración de la grada. En su primer año, el Atlético se alzaría con Liga y Copa del Rey (que se dice pronto) siendo el serbio pieza clave con 10 goles. Además, de su guante izquierdo salieron numerosas faltas y corners que acabaron en gol. Junto con los Molina, López, Simeone, Caminero, Penev o Kiko Narváez entró en la historia del club por su gol en la final de Copa ante el Barça de Cruyff, Guardiola y Figo. De cabeza y en la prórroga le dio el título al Atleti, que días más tarde cantaría también el alirón de Liga.

Curiosamente, su mejor partido no le valió para sumar 3 puntos. Pantic marcó 4 goles al Barça y el Atleti perdió por 5 goles a 4 en una de esas remontadas de leyenda del Futbol CLub Barcelona.
En su segundo año con el Atlético, jugando la Copa de Europa, fue el máximo goleador en aquella edición con 5 tantos.Debido a su edad, en 1999 hizo las maletas al Le Havre francés y colgaría las botas 2 años más tarde en el Panionios, el club que lo vio despuntar.

En la actualidad, trabaja en la Fundación del club como director del futbol base y juega en el equipo del Atletico Indoor. La afición le ve en el banquillo del primer equipo algún día y él no esconde que sería un sueño. Tiempo al tiempo .

Gol de falta :
Gol final de Copa :
4 goles de Pantic : 

Equipos:
FK Partizan            1985-1991
Panionios            1991-1995
Atlético de Madrid     1995-1998
Le Havre               1998-1999
Panionios             1999-2001

Por Juanmy Dominguez Pulido.


Darío Silva: un ídolo en Málaga

8 abril, 2011

Con esta entrada queremos empezar una nueva sección en Románticos del Futbol: Recordar a grandes jugadores que hayan marcado una época en este deporte.

Nacido el 2 de noviembre de 1972 en Treinta y Tres (Uruguay), marcó una época en las filas del Málaga formando pareja de ataque con Dely-Valdés. Delantero agresivo, luchador , un incordio para las defensas y con hambre dentro del área. Así era Darío Silva.

El ariete charrúa comenzó su carrera en las filas de Peñarol , donde ganó 3 ligas en un equipo en reconstucción y fue distinguido como máximo goleador del Campeonato Uruguayo en 1994. Esta aparición estelar le valió la llamada de “la celeste”. Con su selección llegó a disputar  49 partidos como internacional.

El salto a Europa lo da con su llegada al Cagliari , donde aterrizó para sustituir al panameño Dely Valdés, con quien formaría dupla años más tarde en la Costa del Sol. Ese año el conjunto italiano perdió la categoría pero Darío Silva se quedó para intentar el ascenso. Y efectivamente el Cagliari volvió a la Serie A, siendo el delantero pieza clave con 13 goles.

En España , el primer equipo que lo acogió fue el Español de Barcelona. La dura competencia con Martín Posse , Esneider , Miguel Angel Benítez o un jovenzuelo Raúl Tamudo lo relegó a un segundo plano . Por ello, decidió aceptar la oferta del recién ascendido Málaga e iniciar su época dorada.

Los seguidores malaguistas aún le recuerdan por el carácter que tenía dentro del campo, las ganas que transmitía y su acierto goleador. Se asoció con Catanha y tras la marcha de éste, con Dely Valdés para llevar juntos al equipo a la 8º posición, puesto que le valió al conjunto andaluz una plaza en la Intertoto. Tras dar la sorpresa en eliminatorias anteriores, se presentaron en la final y se impusieron al Villarreal. El Málaga, por primera vez en su historia, disputaba competición europea. Al año siguiente, y tras caer eliminados en la tanda de penaltis de cuartos de final, Joaquín Peiró decide hacer las maletas, y tras él la Doble D . Valdés a Nacional de Uruguay y Darío al Sevilla de Joaquín Caparrós .

En el conjunto hispalense tuvo un registro de 7 goles en su primer año . En el segundo apenas participó como titular pero el equipo acabaría en 4º lugar. La llegada de Juande Ramos propició la salida del uruguayo, que con 33 años se enrola en las filas del Portsmouth inglés. Allí se lesionó varios meses y pactó la rescisión de su contrato a los 6 meses de su fichaje.

En 2006, mientras estudiaba ofertas en su país, sufrió un accidente de tráfico que le costó la amputación de su pierna derecha. El delantero perdió el conocimiento y quedó en estado grave con fractura de cráneo. Lejos de rendirse, salió adelante y dos años más tarde volvió a jugar, esta vez en un partidillo benéfico en el que marcó dos penaltis .

En la actualidad se dedica a la cría de caballos de carrera y tiene como objetivo participar en las paraolimpiadas de Londres 2012 como remero. Sin duda, un gran luchador.

Palmarés : 3 Ligas uruguayas , 1 Copa de Uruguay y 1 Copa Intertoto . Máximo Goleador del Campeonato Uruguayo 1994 .

Equipos :

91-92 Defensor Sporting Club
92-93 Peñarol
93-94 Peñarol
94-95 Peñarol
95-96 Cagliari
96-97 Cagliari
97-98 Cagliari
98-99 R.C.D. Español (1) 15/3
99-00 C.D. Málaga (1) 23/4
00-01 C.D. Málaga (1) 26/13
01-02 C.D. Málaga (1) 23/9
02-03 C.D. Málaga (1) 28/10
03-04 Sevilla F.C. (1) 27/7
04-05 Sevilla F.C. (1) 21/2
05-06 Portsmouth F.C. 15/3

Goles :

Por Juanmy Domínguez Pulido , colaborador de Románticos del Fútbol.


A %d blogueros les gusta esto: