El once imposible

22 noviembre, 2011

Leí hace poco en MARCA una de esas noticias que se dan en fechas de selecciones, es decir, ese tipo de noticias que no tienen valor ninguno porque ni son de actualidad ni aportan nada a los lectores.

La noticia en cuestión era una encuesta sobre cuál era el mejor once ideal de la historia. Con todo lo que eso conlleva, si todavía hay gente que discute sobre quién es el mejor jugador del momento, decidir quién es el mejor de la historia me parece una soberana tontería. El resultado de la encuesta da a Casillas; Cafú, Roberto Carlos, Beckenbauer; Cruiff, Maradona, Xavi, Zidane; Pelé, Di Stéfano y Messi. No está Platini que tiene 3 Balones de Oro ni Ronaldo que tiene 2, pero  probablemente no andará muy desencaminado.

Ahora pensemos con la cabeza, en qué época jugaría, con el sistema de los 90 de 5-4-1 o el de los años 50 de 2-3-5,… No voy a entrar a valorar si estoy de acuerdo o no estoy de acuerdo porque para mí este tipo de cosas las veo una perdida de tiempo.

Las veo una perdida de tiempo porque probablemente si Messi hubiera jugado en los años 80 con centrales como Goicoechea, si, ése que le partió el tobillo a Maradona, probablemente estaría más tiempo lesionado que jugando. Eran otros tiempos, los árbitros eran más permisivos y los jugadores no eran atletas, un jugador técnicamente bueno con un poco de velocidad destacaba por encima del resto. No digo con esto que antes cualquiera que corriera un poquito ya era el mejor de su época, me refiero a que es imposible comparar jugadores de distintas épocas.

Muy probablemente si la encuesta se le hubiera hecho a mi abuelo saldría jugadores como Puskas, Gento o George Best, y si le hubiera preguntado a mi primo chico me hubiera dicho Ronaldinho o Cristiano Ronaldo. Cada uno opina de lo que ve y el fútbol es tan grande que lleva existiendo más de 100 años y seguirá existiendo muchos años más. Para mi abuelo el mejor es Di Stéfano, para mi padre Maradona, para mí es Messi y así sucesivamente cada uno dirá ha que ha visto. Uno puede tener su opinión y decir que lo que hace éste o lo que hace aquel no se lo ha visto hacer a nadie, que es increíble y que es un extraterrestre pero por favor, vamos a dejarnos de subjetivismos y vamos a pararnos un poco a pensar las cosas que decimos. Puedo entender que los aficionados tengan este  tipo de tertulias en los bares mientras ven el fútbol o en sus casas con otros familiares de otros equipos pero no aguanto que los profesionales fomentemos este tipo de cosas. Dejémonos de hacer noticias para rellenar espacios en la página web del periódico y en las páginas de los diarios y vamos a informar y a opinar de lo que de verdad es relevante.

@ralcantararojas


El diccionario de Sedano

13 noviembre, 2011

Sedano es un personaje peculiar. Entrenador de toda la vida, es un teórico del Fútbol que ha llevado la excentricidad a la máxima potencia. Residente en Córdoba, este personajillo que mezcla la personalidad de Maldini con la del borracho entrenador de Marc Lenders se dedica a participar en tertulias futbolísticas y a dejar muestra de su sabiduría callejera en lo que al deporte rey se refiere.

Desde Románticos del Fútbol queremos obsequiar a nuestros lectores con el Diccionario de Fútbol de Sedano. Gracioso y curioso cuento menos.

EL HOMBRE ARDILLA
Dícese del jugador de complexión física más bien menuda, frecuentemente con más técnica que fuerza, más habilidad que sacrificio y más instinto que disciplina. Si tiene de todo, compensado y en alto nivel, se llama Iniesta y juega en el Barça. El jugador ardilla se mueve por la zona de ataque y es capaz de desbordar y de definir. Suelen ser generadores de faltas en las inmediaciones del área, pues frecuentemente los zagueros deben recurrir al golpe -aderezado con frecuencia con una dosis de teatralidad en las caídas– para frenarles.

EL HOMBRE BRÚJULA
El que manda en el centro del campo, el 10 de toda la vida, el que tiene el partido metido en la cabeza, el que se anticipa a lo que va a pasar, el que sabe dónde se desmarca el compañero, el hombre que sabe que todos lo van a mirar si hay problemas con la esperanza de que los resuelva, el tipo que siempre lleva la cabeza levantada y no rifa los balones. Existen pocos y caros. En esta posición hay mucho timo. Es una especie en extinción. Quien encuentra uno, tiene un tesoro.

EL HOMBRE PARABRISAS
Suele ser un central veterano, tácticamente inteligente y capaz de dosificar las reservas físicas para ocupar toda la franja de la retaguardia si su equipo, por las circunstancias adversas o porque a su técnico le da por hacerse el valiente, decide quedarse sólo con tres atrás y laterales suben a posiciones de ataque.

EL HOMBRE ANCLA
Puede ser un defensa central con mucha presencia en la confección del juego ofensivo, pero el ancla tiene su sitio en el centro del campo. Se llama así al jugador que equilibra al equipo, que le da empaque y evita las descompensaciones y desaplicaciones. Es jugador de cortar y pasar, que domina su zona sin salirse demasiado. Un referente con buen fondo físico y alta concentración de principio a fin.

EL D.P.O
El DPO (Desorden Posicional Ofensivo) es una forma de interpretar el juego de ataque basada en el intercambio de posiciones y las incorporaciones ofensivas por sorpresa. Un caos organizado. Un paradigma del fútbol moderno. Los ataques estáticos, los delanteros que esperan la pelota pero no la buscan, están en recesión. Quienes los usan lo hacen porque no les queda más remedio. El futuro es el DPO, pero no se puede hacer con cualquier jugador. Ejemplos son la selección española en la última Eurocopa o el Barcelona, con gente como Messi o Iniesta.

LA M.C.O 
La MCO (Media Cuñita Ofensiva) supone un elemento diferencial en posiciones de ataque. Se llama así al jugador que realiza incursiones inesperadas, que entra y sale, que goza de cierta libertad por parte del entrenador para expresarse sobre el campo. Debe ser por tanto, y por encima de todo, inteligente y tener capacidad para asociarse con los compañeros con paredes o desmarques. Un espíritu libre dentro de un orden.

Nuevos (o viejos) términos que nos hacen ver que la locura del Fútbol es grande, tanto en cantidad como en calidad.

¡Ánimo Románticos, todos podemos ser El Hombre Ardilla!

@manaramun


Luis Aragonés, ADN Rojiblanco

3 noviembre, 2011

Año 1992. En los minutos previos a la final de Copa que enfrentaban en el Bernabeu a Atletico y Real Madrid, eternos rivales, Luis Aragonés colocó su pizarra y dibujó meticulosamente las estrategias. A continuación, y con el dedo en alto arengando a sus jugadores les dijo: “¿lo han entendido, lo han entendido?” “¿Si?” “!Pues esto, (golpeando la pizarra)esto no vale para nada!” “Lo que importa es que sois mejores y estoy hasta los huevos de perder con estos, en este campo”. Cuenta un jugador suyo, Bernd Schuster, que jamás salió a un campo tan convencido de la victoria. Los rojiblancos, hipermotivados, se terminaron alzando con el título con los goles ya míticos de Paolo Futre y Schuster.
Ahora que las aguas por el Calderón bajan revueltas, la afición colchonera ha pedido la figura del Sabio de Hortaleza para suplir a un Gregorio Manzano que ha acumulado 7 jornadas sin conocer la victoria. Sería la quinta etapa de Luis al frente del banquillo atlético.
Sus andaduras en el club del Manzanares comenzaron allá por 1964, cuando solamente era un hábil mediocampista que procedía del Betis. Llegó para quedarse y durante 10 años fue el ídolo del recién estrenadoestadio Manzanares, que luego pasaría a llamarse estadio Vicente Calderón.
Luis Aragonés es un atlético con pedigrí, sus 10 años como jugador y sus 14 como entrenador del club lo avalan. Vivió los momentos más dulces de la historia rojiblanca, cuando el Atlético de Madrid salía campeón en Europa y pasaba por encima de Madrid y Barça en el campeonato doméstico.
Jugó la final de Copa Europa de 1974 contra el Bayern Munich alemán. Luis adelantó al equipo rojiblanco en el marcador con un tiro de falta directa,  pero a pesar de su gol  el equipo alemán empató el partido, y dos días después se celebró el desempate, que ganó el Bayern por 4-0. Al año siguiente, ya como entrenador, los alemanes, por asuntos políticos, rechazaron disputar la Intercontinental, título que acabarían conquistando los colchoneros.
En el 2001 tuvo uno de los mejores gestos con el Atleti. El club había consumado el descenso de categoría y se avecinaba una época oscura para la institución. Luis acudió al rescate y no le importó entrenar en Segunda División y dejar el banquillo del Mallorca, con el que había conseguido el billete para la Champions. En esta etapa conseguiría el ascenso de categoría contando en sus filas con un imberbe Fernando Torres.
Cuentan que estando en la banda dirigiendo un partido, dio cuenta de que el cuarto árbitro estaba encima del escudo estampado en el césped que preside la banda de banquillos. Se acercó al colegiado y le dijo: “oye usted, no pise ese escudo”. Por su trayectoria, el Sabio de Hortaleza reside en el panteón del Atlético de Madrid y es una de las leyendas vivas  del club.
Ahora que el club lleva años instalado en la mediocridad y el conformismo, cuando los valores y la grandeza parecen algo del pasado, Luis Aragonés vuelve a estar en la órbita del banquillo rojiblanco. Si hay alguien capaz de inculcar la grandeza ese es Luis, conocedor en primera persona de los mejores éxitos del club.
El de Hortaleza pasará a la historia por la consecución de la Eurocopa con España, pero siempre será recordado por su ADN rojiblanco.

@Juanmy15


Ganó el FUTBOL

15 agosto, 2011

Apoteósico warm-up de la Liga de fútbol española. Los dos mejores equipos del mundo han demostrado que este año van a dar mucha guerra y que las cosas ya no son como eran. Un Barça muy mermado físicamente y con caras nuevas en su once inicial consiguió un grandísimo resultado para la vuelta. Un Real Madrid tremendamente ofensivo que dejó claro que es capaz de jugar al futbol (y muy bien) y plantarle cara al mejor equipo del mundo.

El partido comenzó al pitido inicial. Pensaréis que es lógico. Pues no. Los 4 clásicos vividos en la temporada pasada empezaron mucho antes de que el balón empezara a rodar. Un clima de hostilidad y repulsa se adueñó de ambos clubes, espoleados por la malicia de Mourinho en las ruedas de prensa. En el clásico de ayer todo comenzó como es debido, sin salidas de tono y eso es digno de destacar. La palabra que define los primeros 30 minutos de juego es “ELECTRICIDAD”. El Real Madrid salió, literalmente, a comerse al FC Barcelona. Una presión asfixiante que iba de la mano del juego que estaban proponiendo Ozil, Xabi, Benzema o CR7. No hay que olvidar que a la vez que dejaban un fútbol de gran nivel, también había salidas de tono. Pepe, Kedhira, y el mismo Alonso llevaron el reglamento al límite a veces, y bien pudo ser expulsado Kedhira tras el juego peligroso (peligrosísimo) cometido sobre el gran Abidal.

Por parte del Barça hay que destacar que salió con una defensa en cuadro, lenta, algo torpe y con mucha dificultad de sacar el balón jugado. Se nota y mucho la ausencia de dos bastiones como Piqué y Puyol, pero hay que decir que Masche y Abidal cumplieron. A esto hay que añadir que faltaba Xavi, suplido por Thiago, que demostró grandes cualidades (este chico es un genio) pero tuvo muy difícil oler el balón gracias al trabajo de los jugadores blancos. Esa falta de fluidez la aprovechó Benzema, que se ha coronado en esta pretemporada y ha dejado boquiabiertos a todo el mundo del fútbol. En una jugada personal deja roto a Abidal y Mascherano, y con un toque sutil con el exterior habilita a un Ozil que no perdonó. Partidazo del francés.

Cuando parecía que el partido iba a ser del Madrid, una jugada aislada propició el empate. Apareció el de siempre. El mejor jugador del mundo recogió el balón cerca del área blanca y se lo pasó a un Villa que fusiló a Casillas desde un extremo del área. Golazo contra el que el portero blanco no pudo hacer nada. El empate era posible, pero hablar de remontada era invocar al milagro. No, amigos, no hay milagro, hay Messias. El más listo de la clase, el más trabajador y el que nunca se rinde vio hueco y demostró la capacidad que tiene de hacer que los defensas caigan como bolos a su alrededor. Batió a Casillas, su víctima favorita. Messi fue el mejor del FC Barcelona (otra vez). Marcó un gol en el Bernabeu (otra vez) y se convirtió en la pesadilla blanca (otra vez)

La segunda parte fue diferente. El Barça consiguió volver a tocar el balón, aunque en ningún momento del partido tuvo más posesión que sus rivales. La entrada de Xavi y de Piqué dieron un nuevo aire al Barcelona, que no pudo impedir que Xabi marcara un golazo a pase de Pepe. Como dijo ayer un comentarista “Pepe no tiene mal trato con el balón”. Podemos pensar que lo tiene con los futbolistas… El partido siguió con muchas ocasiones blancas, sobretodo de Cristiano Ronaldo que vio cómo Valdes sacaba in extremis varios balones de gol y que incluso le hace penalti. Jugada polémica que rivaliza con la entrada de Marcelo a Pedro en el área blanca. “Ni pa ti ni pa mi”.

Así se llegó al final del partido, uno de los mejores que han protagonizado estos dos equipos en el que el juego sucio no apareció tanto y los árbitros no influyeron demasiado en el resultado. La vuelta se antoja emocionante y muy factible para el Barcelona, pero el Madrid ya ha demostrado que sabe pelear… Y que lo hace muy bien.

 

Por Manu Araujo

@manueloaramun


El Barça del three-peat

4 junio, 2011

Ya se adoptó en Can Barça un término estadounidense para el considerado (hasta hace poco) mejor equipo blaugrana de la historia: el Barça entrenado por Johan Cruyff. O Dream Team, mejor dicho. Ahora vuelve a pasar: estamos ante el Barça del three-peat, señoras y señores. Su traducción sería “tripitir” y se utiliza cuando un conjunto deportivo logra vencer un mismo campeonato durante tres temporadas consecutivas. Fue Byron Scott el autor de este término allá por la década de los ochenta, cuando era jugador de los Lakers, de la NBA. Su entrenador de entonces, Pat Riley, registró la palabra three-peat como marca comercial.

Tres décadas después, es un equipo de fútbol el que “americaniza” el deporte europeo con una concepción del deporte norteamericano: el público paga una entrada para ver ganar a su equipo, pero también para ver espectáculo. Una idea que es mucho más trascendental de lo que algunos piensan. Es una filosofía de vida, producto de un trabajo imperfecto de muchos años, que ahora alcanza su estado más álgido. Hubo temporadas perdidas en el camino, no fue del todo constante. Pero se ha llegado a ese nivel diferencial. Y el planeta fútbol lo agradece, el aficionado lo agradece. Bueno, casi todos.

Una simple muestra visual de la excelencia del fútbol del Barcelona:

La temporada dio a su fin con dos lecturas opuestas: una, la estrictamente deportiva, que nos ha permitido constatar que el equipo de Pep mantiene esa excelencia futbolística que tanto reclamaba Florentino Pérez para su Real Madrid; la otra, más de imagen institucional, coloca al Barcelona y al Real Madrid como si de Cain y Abel se tratasen. Con la diferencia de que este Abel también obra mal. Una parábola casi sádica en la que nos encontramos cristianos, mesías, dioses, amos y seres superiores. Y también actores, que ya hemos dicho que se trata de una función, aunque no de experiencia religiosa.

Volvamos a la excelencia y dejemos la basura (toneladas) para los basureros: futbolísticamente, este Barça ha dado un paso más. El estilo de juego, el concepto, sigue siendo el mismo desde que Pep está en el banquillo: toque, toque y más toque.

Algo que aburre a algunos aficionados (pueden imaginarse a quiénes) pero que tiene el objetivo garantizado: mantener la posesión hasta límites inimaginables. Ese toque se vuelve más rápido a medida que van surgiendo los espacios y nos dejan imágenes tan maravillosas como los tradicionales rondos al primer toque y con velocidad entre Iniesta, Xavi y Messi, por poner un ejemplo. Esa es la idea principal, pero algo ha cambiado. Y eso es gracias al mejor jugador del mundo, que no es otro que Leo Messi. Posicionado ya como referencia ofensiva, Leo ha gozado de una libertad total de movimientos y de un instinto goleador bárbaro, con 53 goles entre todas las competiciones. Casi siempre por el centro, ha retrasado su posición hasta el centro del campo cuando el equipo se ha visto atascado en la salida del balón, se ha ido a ambas bandas cuando ha permutado su posición con Pedro o Villa. Quizá haya sido ésa la gran virtud del equipo esta temporada: dentro del sistema inamovible del 4-3-3, la gente de arriba ha gozado de una libertad de movimientos brutal. Pep deja que sus jugadores se muevan en ataque como consideren necesario, porque confía ciegamente en sus criterios, que no van más allá de hacer lo mejor para el equipo, para que el conjunto entero disfrute jugando al fútbol.

No ha sido del todo igual en defensa, donde se le ha visto a Guardiola mosqueado más de una vez, debido a ciertas relajaciones a la hora de sacar el balón desde la defensa. A pesar de ello, el Barça acaba la temporada como el conjunto menos batido de la Liga, con 21 tantos encajados. En ataque, 95 goles para un conjunto que hubiera sobrepasado los cien de no haber conseguido el título antes de tiempo, con la consiguiente relajación de los últimos partidos y el descanso de los titulares.

Si bien puede parecer que ha sido relativamente fácil conquistar el título doméstico, no ha sido así en las otras competiciones. La Copa del Rey se comenzó disputando con chavales del filial y los suplentes, para acabar las últimas rondas con el equipo titular, salvo Pinto. Ha solventado eliminatorias con gran autoridad, pero ha sufrido en algunos partidos. Es de recibo mencionar al Betis, que le dio al Barça un baño futbolístico, en el partido de vuelta de cuartos de final. La final fue todo un regalo para la devaluación que tenía el torneo en los últimos años. Un Barça-Madrid glorioso en el que cada equipo mostró sus armas: el toque blaugrana por el sacrificio merengue. Se impuso el sacrificio y el trabajo y el Madrid se llevó el gato al agua.

En Champions, fuimos testigos de la rueda de prensa más caliente de la carrera de Pep Guardiola:

En cuanto al fútbol, bastantes partidos se le atragantaron al conjunto blaugrana, debido a que, en ciertos momentos, parecía que el gol se atragantaba. Las rachas positivas y negativas de cara a gol han sido una constante durante toda la temporada, en todas las competiciones. En las rondas finales, Arsenal, octavos, y el Real Madrid,

semifinales, fueron un duro hueso duro de roer. No en cuanto a juego (siempre culé), sino en cuanto a efectividad. Por mucho tener el balón y crear ocasiones, si la pelotita no entra… Fue justo lo que pasó en la Copa.

La eliminatoria contra el Real Madrid dejó tras de sí la dureza del club blanco en ambos partidos, destacando especialmente a Pepe y Arbeloa; y una proposición futbolística similar a la que utilizó Mourinho con el Inter la pasada temporada: mantenerse atrás y esperar alguna contra. Algo insólito en el mejor club del slglo XX. Por parte del conjunto culé, los partidos contra el Madrid dejan el sabor amargo de que nunca se acabará con las acusaciones de los favores arbitrales (los árbitros favorecieron al Barça en algunas acciones puntuales) y de que ciertos jugadores tienen que reflexionar sobre su actitud, como Busquets y Dani Alves. Tan cierto es que exageraron bastante en sus acciones como que algunos jugadores merengues se emplearon con mucha dureza.

Eliminado el Madrid, la final contra el Manchester se auguraba más difícil de lo que lo fue en realidad. Un ciclón blaugrana de ochenta minutos pasó por encima del United con goles de Pedro, Messi y Villa. La cuarta para casa y enorme detalle de Puyol con Abidal, cediéndole el brazalete y el privilegio de levantar la “orejona”. La próxima temporada más pero no mejor, porque es imposible.

Las notas:

Sobresaliente: Messi. Mejora año tras año. Su techo está donde se lo maque él. Electricidad, goles, asistencias y una bota pegada al balón para el mejor jugador del mundo.

Notable: Xavi, Iniesta, Busquets y Abidal. El centro del campo perfecto. Los dos primeros aportan una visión de juego brutal (sobre todo Xavi) y muchísimo toque. Busquets, regularidad y posicionamiento sobre el campo. Abidal completaba la mejor temporada de su vida hasta que se le diagnosticó el cáncer. Su recuperación es la mejor noticia de la temporada.

Bien: Mascherano y Villa. El primero partió como suplente de Busquets. Antes las bajas en defensa, le tocó jugar de central y lo hizo sorprendentemente bien. De los mejores en la recta final de la temporada. Villa aportó mucho trabajo, poco gol debido a que jugó casi siempre en la banda.

Aprobado: Thiago. Representa la esperanza en un futuro no muy lejano. Va para crack del mediocampo. De momento, sólo algunos detalles en los minutos que ha tenido.

Suspenso: Bojan y Milito. Parece que a Bojan le queda grande el 9 del Barça. Juega poco y, cuando lo hace, no destaca demasiado. Es muy joven y deberá salir para poder tener minutos. Milito dirá adiós probablemente este verano. Lesión tras lesión, no ofrece mucha seguridad cuando juega.

Escrito por Felipe Moreno

Twitter: @pipe379


De Gea se marcha al Manchester United

13 abril, 2011

Ayer se filtró la información y parece que se confirma lo que era un secreto a voces. Jorge Mendes, representante del jugador y amigo íntimo de la familia Gil, cerró supuestamente el fichaje del portero atlético por 25 millones de euros, la ridícula cláusula de rescisión que tiene el de Illescas.

Ahora Enrique Cerezo se lava las manos y se limita a decir : “si pagan la cláusula yo no tengo nada que hacer”. Pero obviamente el aficionado del Atlético no es tonto y se pregunta : ¿porqué no se blindó a un portero llamado a marcar una época? ¿ qué hace De Gea con una cláusula tan baja?

Parece que no será el único que saldrá en verano. El Kun Aguero se bajó la cláusula hasta los 45 millones y es una cantidad alcanzable para los grandes.Volvemos a la pregunta: ¿ porqué se le baja al Kun el precio? ¿ para que se lo lleven? ¿quiere Cerezo hacer caja a toda costa sin que se le culpe?

Lo que está claro es que están desmantelando el equipo que ganó dos títulos 14 años después. !con lo que nos costó! Simao, Jurado, Forlán, De Gea (que cobrará 5 veces más)… todos se irán por dinero, que una vez más, le vuelve a ganar la partida a los sentimientos.


Xavi centenario

24 marzo, 2011

Con el parón liguero llega el turno de las selecciones, y cómo no, llega el turno de la campeona del mundo. La selección pisa territorio andaluz por primera vez desde que se proclamó campeona del mundo, y lo hace celebrando un centenario, el de Xavi Hernández. El “8” de la Roja cumplirá mañana ante la Republica Checa su partido número 100 como jugador de la Roja y lo hará en uno de sus mejores momentos, ya que ahora más que nunca se reconoce el talento de este jugador. Un reconocimiento que para muchos (entre los que se incluye un servidor) llega demasiado tarde, porque este Xavi ha sido el genio y la batuta de la roja desde 2006, año en el que su club empezó a despuntar en Europa de la mano de Frank Rijkaard, pero como se dice, más vale tarde que nunca.
Volviendo a la cita histórica que se vivirá mañana, Xavi se convertirá en el cuarto jugador que ha alcanzado los 100 partidos con la selección, segundo jugador de campo que lo logra, ya que antes que Xavi, esa cifra la alcanzaron el ex capitán blanco Raúl González, el actual capitán blanco y de la roja Iker Casillas y el actual director deportivo del FCBarcelona, Andoni Zubizarreta.

Gracias Xavi por estos 100 partidos con la selección, por esos pases tan importantes que siempre estarán en el recuerdo del buen seguidor del futbol, por ese pase en junio de 2008 que finalizo con gol de Torres. Gracias también por ser el director de orquesta, no solo de la selección sino también del Barça. Esperamos que sigas siendo este director de orquesta durante muchos más partidos y durante muchos años, porque el buen futbol a día de hoy solo tiene un nombre y ese nombre es Xavi Hernández.

Escrito por Daniel Lozano, nuevo colaborador de Románticos del Fútbol.


A %d blogueros les gusta esto: