El diccionario de Sedano

13 noviembre, 2011

Sedano es un personaje peculiar. Entrenador de toda la vida, es un teórico del Fútbol que ha llevado la excentricidad a la máxima potencia. Residente en Córdoba, este personajillo que mezcla la personalidad de Maldini con la del borracho entrenador de Marc Lenders se dedica a participar en tertulias futbolísticas y a dejar muestra de su sabiduría callejera en lo que al deporte rey se refiere.

Desde Románticos del Fútbol queremos obsequiar a nuestros lectores con el Diccionario de Fútbol de Sedano. Gracioso y curioso cuento menos.

EL HOMBRE ARDILLA
Dícese del jugador de complexión física más bien menuda, frecuentemente con más técnica que fuerza, más habilidad que sacrificio y más instinto que disciplina. Si tiene de todo, compensado y en alto nivel, se llama Iniesta y juega en el Barça. El jugador ardilla se mueve por la zona de ataque y es capaz de desbordar y de definir. Suelen ser generadores de faltas en las inmediaciones del área, pues frecuentemente los zagueros deben recurrir al golpe -aderezado con frecuencia con una dosis de teatralidad en las caídas– para frenarles.

EL HOMBRE BRÚJULA
El que manda en el centro del campo, el 10 de toda la vida, el que tiene el partido metido en la cabeza, el que se anticipa a lo que va a pasar, el que sabe dónde se desmarca el compañero, el hombre que sabe que todos lo van a mirar si hay problemas con la esperanza de que los resuelva, el tipo que siempre lleva la cabeza levantada y no rifa los balones. Existen pocos y caros. En esta posición hay mucho timo. Es una especie en extinción. Quien encuentra uno, tiene un tesoro.

EL HOMBRE PARABRISAS
Suele ser un central veterano, tácticamente inteligente y capaz de dosificar las reservas físicas para ocupar toda la franja de la retaguardia si su equipo, por las circunstancias adversas o porque a su técnico le da por hacerse el valiente, decide quedarse sólo con tres atrás y laterales suben a posiciones de ataque.

EL HOMBRE ANCLA
Puede ser un defensa central con mucha presencia en la confección del juego ofensivo, pero el ancla tiene su sitio en el centro del campo. Se llama así al jugador que equilibra al equipo, que le da empaque y evita las descompensaciones y desaplicaciones. Es jugador de cortar y pasar, que domina su zona sin salirse demasiado. Un referente con buen fondo físico y alta concentración de principio a fin.

EL D.P.O
El DPO (Desorden Posicional Ofensivo) es una forma de interpretar el juego de ataque basada en el intercambio de posiciones y las incorporaciones ofensivas por sorpresa. Un caos organizado. Un paradigma del fútbol moderno. Los ataques estáticos, los delanteros que esperan la pelota pero no la buscan, están en recesión. Quienes los usan lo hacen porque no les queda más remedio. El futuro es el DPO, pero no se puede hacer con cualquier jugador. Ejemplos son la selección española en la última Eurocopa o el Barcelona, con gente como Messi o Iniesta.

LA M.C.O 
La MCO (Media Cuñita Ofensiva) supone un elemento diferencial en posiciones de ataque. Se llama así al jugador que realiza incursiones inesperadas, que entra y sale, que goza de cierta libertad por parte del entrenador para expresarse sobre el campo. Debe ser por tanto, y por encima de todo, inteligente y tener capacidad para asociarse con los compañeros con paredes o desmarques. Un espíritu libre dentro de un orden.

Nuevos (o viejos) términos que nos hacen ver que la locura del Fútbol es grande, tanto en cantidad como en calidad.

¡Ánimo Románticos, todos podemos ser El Hombre Ardilla!

@manaramun


A %d blogueros les gusta esto: